Leonesismo

El Partido Regionalista del País Leonés (PREPAL) es el partido leonesista en activo más antiguo. Para nosotros leonesismo significa la defensa de nuestra tierra, formada por Salamanca, Zamora y León, en cualquier ámbito institucional, social y político. Por ello, propugnamos la creación de la comunidad autónoma del País Leonés, considerando que gestionando nuestros recursos seremos capaces de tomar decisiones más acertadas para nuestra tierra y de crear mayor bienestar, frenando con ello la despoblación y el envejecimiento que sufrimos desde que nos incluyeron junto a Castilla en una autonomía que no queríamos, hace ya tres décadas. Actualmente el reparto de los fondos autonómicos se hace desde los despachos de Valladolid, hecho que conlleva que las provincias leonesas salgan bastante mal paradas año tras año. A ello hay que sumar que las principales sedes autonómicas y el grueso de los funcionarios se sitúen fuera de nuestra región pese a que también pagamos impuestos a la Junta. Para salir de esta situación de colonialismo a que nos vemos sometidos proponemos la creación de una autonomía leonesa formada por las provincias de Salamanca, Zamora y León.

 

¿Cómo sería la autonomía leonesa que propugnamos?

Desde el PREPAL consideramos que la autonomía leonesa ha de girar en torno a diez puntos básicos:

1.- Zamora como capital leonesa. La capital de la autonomía del Reino de León debe ser la ciudad de Zamora, situada geográficamente en el centro regional y que ha tenido un papel destacadísimo a lo largo de la historia regional, baste como ejemplo que fue en el Cerco de Zamora de 1072 en el que el Reino de León consiguió mantener viva su soberanía.

2.- León como sede de las Cortes. Las Cortes del Reino de León han de ubicarse en la ciudad de León, reconocida por la UNESCO como Cuna del Parlamentarismo a nivel mundial por haber acogido las Cortes del Reino de León de 1188, siendo esta urbe también la que acogió las últimas Cortes privativas leonesas en 1349.

3.- Salamanca como sede del Tribunal Superior de Justicia del Reino de León. La consecución de una autonomía leonesa conllevará que ésta debe tener un Tribunal Superior de Justicia, cuya sede habrá de situarse en la ciudad de Salamanca, cuna del Derecho internacional moderno mediante la aportación que hizo la Escuela de Salamanca en el siglo XVI.

4.- Reparto territorial de Consejerías. 5.- Oficinas comarcales para la realización de trámites. Las diversas consejerías habrán de estar repartidas territorialmente como consideren las Cortes autonómicas leonesas una vez instituidas, a excepción de las que señalamos específicamente que consideramos justificada su ubicación en una localidad concreta. Zamora, como capital, habrá de ser el municipio que acoja más consejerías del gobierno regional leonés y, en todo caso, deberá acoger la consejería de Hacienda. Las subdelegaciones provinciales de la autonomía deberán prestar los servicios referentes a realizar los trámites de las consejerías que no se hallen en el municipio en cuestión. Del mismo modo se deberán crear oficinas comarcales para la realización de trámites relacionados con la administración autonómica, buscando que dichas oficinas sean compartidas con otras administraciones como las diputaciones y el Estado para realizar los trámites referidos a estas, evitando con ello traslados innecesarios a los ciudadanos.

6.- Salamanca como sede de la consejería de Educación. La consejería de Educación (con las áreas que se le añadan) deberá situarse en la ciudad de Salamanca, al ser ésta ciudad la capital educativa histórica del País Leonés, habiéndose creado en 1218 la Universidad de Salamanca por orden de Alfonso IX de León.

7.- Ciudad Rodrigo como sede de la consejería de Ganadería. Es afamado el Campo Charro, y especialmente el Campo del Yeltes, por sus ganaderías, por lo que Ciudad Rodrigo habrá de acoger la sede de la consejería de Ganadería (con las áreas que se le añadan).

8.- Reparto del actual funcionariado. Consideramos que en el proceso de creación de una autonomía leonesa propia el funcionariado autonómico existente en la actualidad debe ser repartido entre el País Leonés y Castilla, dando preferencia a los funcionarios leoneses residentes en Castilla a que pasen a formar parte del cuerpo de funcionarios que preste servicio a la autonomía leonesa siendo, en todo caso, una decisión voluntaria de cada uno de ellos.

9.- Código ético de cargos públicos leoneses. 10.- Transparencia en la autonomía leonesa. Todos aquellos que ocupen cargos públicos en la administración regional leonesa deberán cumplir con un código ético, teniendo la obligación de ser transparentes tanto en sus actuaciones como respecto a los ingresos y gastos procedentes de dinero público, que deberán ser visibles a la ciudadanía en su totalidad, pudiendo ser expulsados de dichos cargos en caso de no cumplirlo.